TwitterFacebook

Enseña a tu perro a que acuda a la llamada

Solemos creer que un perro acuda cuando se le llama es puro adiestramiento . Pero pregúntate antes sinceramente , ¿quiere mi perro estar a mi lado por voluntad propia?, ¿le gusto?, ¿confía en mí? . Antes de enseñar o adiestrar a tu perro para que acuda a tí con la orden ” VEN” o “AQUÍ “, deberás trabajar con él cosas que son esenciales y muy importantes:

como hacer que tu perro acuda a la llamada

1) Asegúrate de que el paseo con correa sea placentero para ambos, da paseos relajados , usa correa larga y un arnés que no le moleste a la hora de caminar. Que estar con la correa sea lo más parecido a estar suelto , que puedas dirigirle pero a su vez tenga libertad de movimientos y pueda explorar y oler cuanto quiera. Imagina que paseas con una persona que no te deje alejarte de ella ni medio metro y que cuando pares a mirar un escaparate o saludar un amigo te dé un empujón para que sigas caminando. Imagino que cuando esa persona se descuidara echarías a correr con todas tus fuerzas y resoplando de alivio. Si luego debieras volver con ella seguro que apurarías en hacer todo lo que te fuera posible. Pues lo mismo ocurre con un perro al que llevas reprimido todo el paseo, atado corto con tirones y sin posibilidad de exploración ninguna.

2) Practica en un terreno o zona cerrada donde no haya riesgo de escape.
-No hagas nada , simplemente pasea, deja que corra , que ande , que olisquee.
-Camina en sentido contrario hacia donde va él.
-Si se queda rezagado y te adelanta corriendo y alejándose de nuevo, vuelve a darte la vuelta y camina en dirección contraria.

-Repite los giros y cambios de sentido tanto como haga falta.
-Llegará un momento en el que cada vez andará más cerca de tí, cuando esté a un metro dile sin mirarle a penas ” buen chico… ” con voz tranquila y relajada, entonces deja caer al suelo un premio.
-Deja que vuelva a alejarse si quiere y repite todo el proceso .
-Si se vuelve a acercar vuelves a tirar un premio al suelo o se lo das con la mano y sigues caminando .
-Dejas que se despiste y empiezas a decir su nombre y ” VEN” , ya ha aprendido que contigo cerca pasan sólo cosas buenas, por lo que acudirá y le iremos premiando a medida que nos siga y le hablaremos en tono dulce y contento .
-Durante el paseo le llamaremos y enseguida le dejaremos libre para que corra o ande a su antojo.
-De igual manera le haremos sentarse y tocaremos el collar como si lo fuéramos a atar de nuevo , pero volveremos a dejarle libre . De esta forma le enseñamos que acudir a nosotros no es ” el fin de su diversión ” .

Con estos simples ejercicios enseñas cosas muy importantes:

A) mejoráis vuestro vínculo y entendimiento.
B) le proporcionas un paseo mucho más placentero y relajado.
C) soltar la correa no significa ” librarse de tí” sino que se vuelve en una recompensa que interrumpirá si es necesario acudir a tí porque sabe que no le privas de ella.
D) Lo más importante CERCA DE TÍ OCURREN COSAS BUENAS.

-QUÉ NO DEBES HACER NUNCA:

-NO CONVIERTAS EL PASEO EN UNA TORTURA Y ABUSO SIMPLEMENTE PORQUE LO TIENES ATADO Y PUEDES.
-SI TIRA AL ANDAR BUSCA UN PROFESIONAL PARA QUE TE AYUDE A CORREGIR EL PROBLEMA, NO USES HERRAMIENTAS DE CASTIGO PARA QUE NO LO HAGA, cuenta con su voluntad, es un ser vivo.
-NO LO SUELTES EN ZONAS DONDE PELIGRE SU SEGURIDAD NI LA DE NADIE.
-NUNCA NUNCA NUNCA GOLPEES NI GRITES A TU PERRO PORQUE NO ACUDIÓ , puedes deteriorar vuestro vínculo y su confianza seriamente aunque lo hagas una vez, deberás volver a ganarte su respeto y confianza de nuevo , para una persona sería imposible, pero son tan nobles que nos dan la oportunidad de rectificar, aún así no es justo. LE ESTAS ENSEÑANDO QUE ESTÁ MÁS SEGURO A METROS DE TÍ.
-NUNCA GOLPEAR AL PERRO CON LA CORREA NI CON NADA. LA CORREA ES UNA HERRAMIENTA PARA QUE LOS PERROS ESTÉN CONTROLADOS Y VIVAN EN UNA SOCIEDAD, debe representar algo bueno de lo que hacéis uso ambos.

Una vez hecho todo esto…. Ya puedes adiestrar a tu perro en obediencia a que venga a la orden , su respuesta podrá ser más rápida o menos, pero seguro que ya contarás con su voluntad.