TwitterFacebook

Perros miedosos o desconfiados con niños

Capture_2014_10_03_16_03_00_655
Hace un tiempo fuí a un evento público para que los perros hicieran actividades deportivas. Vinieron a verme varios amigos , entre ellos los dueños de Boni, que viene al curso de miedos y uno de sus temores son los niños.

Pasando el circuito con ella se acercó un niño además botando una pelota. Adjunto el vídeo de lo que ocurrió y que servirá de explicación.




En una situación así en la que te ves un poco “acorralada” lo mejor es mostrar serenidad y tomar las riendas de la situación. Sujetar firmemente la correa y evitar tirones o tensión manteniéndola fija y dejar al perro voluntad de acercarse o alejarse tanto como correa le demos.

En realidad no sé ni lo que me venía diciendo el niño, cuando noto que Boni se pone nerviosa, pongo mi cuerpo entre los dos a modo de barrera y a la altura de ambos para tranquilizarlos.

Pido al niño que suelte la pelota para no añadir más preocupaciones a Boni y mientras le digo al niño si quiere darle un trozo de salchicha para centrarlo en algo.

Mientras hago un gesto más brusco con la mano de la salchicha para captar la atención de Boni y haga esfuerzo por acercarse,
le digo al niño que ponga la salchicha en la palma para que sea más tentador para Boni.

Boni se acerca y la toma…. Bien! Ya puedo relajarme y dirigirme al niño para captar su atención y no agobie a la perra con algún movimiento imprevisible o mire directamente a Boni.

Llegados a este punto le explico al niño cómo se llama el perro, cuantos años tiene y mientras felicito a ambos. El resultado es que aunque Boni desconfía el niño resulta encantador y muy colaborador . Y antes de apurar la situación, aunque estaba siendo agradable , te despides y te vas para irnos con buen sabor de boca.

Resultado : hemos creado a Boni una situación más agradable que de costumbre en la presencia de un niño. Si hubiese visto a Boni más estresada o no hubiera querido acercarse por voluntad propia. Podría haber pedido al niño que lanzara la comida al suelo, incluso alejarme y dejarla observar a la gente desde una distancia en la que se sintiera segura.