TwitterFacebook

Athos

Athos otro caso de éxito tratado por Cinópolis

Athos

Holaaaa!!!

Soy Athos, un galgo de unos dos años. Si me lo permitís os contare un poco mi historia.

Hace 6 meses llegue a la que ahora es mi casa y aunque en principio iba a ser algo temporal hasta que apareciera mi familia definitiva finalmente los conquiste.

De mi vida anterior no me acuerdo mucho pero mis papis creen que no debió de ser muy buena ya que mi cuerpecito esta lleno de cicatrices y mi mami dice que llegue completamente roto.

Tengo mucho miedo, el día que mis papis vinieron a recogerme hubo un trozo que tuvieron que llevarme en brazos hasta casa porque ya no quería andar más, imaginaros el panorama y como nos miraba la gente pues solo veían a un chico llevando a un perro de 25kg en brazos jeje, vaya imagen. Cuando llegamos a casa allí estaba el que ahora es mi tato, se llama Khale y me ayuda mucho. Mis papis al ver que tenía mucho miedo me dejaron a mi aire para que oliera todo lo que en ese momento me rodeaba y ahí lo vi “EL SOFA” nunca antes había visto algo igual así que me subí y madre mía que blandito y que cómodo, pero de ahí no quería bajarme para nada por lo que mis papis tenían que subirme la comida y el agua, pero pasados quince días mi mami ya empezaba a estar preocupada porque veía que pasaban los días y yo seguía igual de aterrorizado, empezaba a hacer calor y le preocupaba que casi no bebía agua y le daba mucha pena verme tan triste y tan asustado así que se puso en contacto con Silvia Cinopolis pidiéndole ayuda pues sabia que si alguien podía ayudarnos era ella, no sabíamos como íbamos a ir al curso porque en ese momento mis papis no tenían coche pero tuvimos la suerte de que una de las mamas de Narnia (una compañera del curso) se ofreció a llevarnos todos los fines de semana.

Silvia cuando me vio les recomendo que me dieran flores de Bach y eso me ayudó a relajarme y estar más receptivo.

Mis papis me llevan todos los fines de semana al “cole” y gracias a eso voy mucho mejor. En casa ya estoy de maravilla ya no tengo miedo, en casa ya soy un perrito completamente normal: pido mi ración diaria de mimos, voy a recibir a la puerta a mis papis cuando vuelven a casa… pues ya me he dado cuenta de que mis papis me quieren muchísimo y que ellos desde el momento que me trajeron a su casa luchan por mi, porque sea feliz y que quieren que deje de tener miedo no por ellos sino porque quieren que sea un perro feliz.

En la calle sigo teniendo mucho miedo y aunque mi tato Khale me dice que no tengo que tener miedo que estamos con los papis, no lo puedo evitar. La gente por la calle me dice cosas y eso me asusta, me miran con lástima e intentan tocarme pero yo no quiero que nadie me toque. Pero ahí están siempre mis papis para tranquilizarme y explicarle a la gente que tengo miedo y que estamos trabajando en ello.

Sé que mis papis a veces se sienten frustrados ,porque esta recuperación esta siendo lenta y ellos querrían que no tuviera miedo para que disfrutara de nuestros paseos, pero ellos nunca tiran la toalla y siguen luchando por mi recuperación.

Cada salida a la calle es un reto, pero estoy seguro de que con la ayuda de mis papis y la de los papis de mis compañeros del cole lo conseguiré.

Muchas gracias a todos y nos vemos el fin de semana en el cole. ¡No os olvidéis de llevar muchas chuches!

Escrito por Tania Masferrer