TwitterFacebook

Un perro sin nombre

image

He decidido escribir sobre esto porque es algo en lo que he pensado todos los días , necesito escribirlo para dejar de hacerlo.

Y la verdad , me parece justo en su memoria y en agradecimiento de unas personas excepcionales .

En el taller de perros con miedos tenemos un grupo de whatsapp , el 29 de noviembre por la mañana , un miembro de ellos recibió un aviso de que un perro se encontraba atropellado en una cuneta , había pasado allí inmóvil toda la noche bajo una lluvia constante.

Se encontraba a pocos kilómetros de mi casa, por lo que decidí ir sola a buscarlo, el trabajador de una gasolinera que lo había visto esa mañana lo había tapado con un gran plástico para que no se mojara más.

Le habían contado que lo atropelló una pareja la noche anterior , lo apartaron a la cuneta y siguieron su camino , posiblemente incluso creyendo que hacían una buena acción .

Llegué y sólo asomaba su hocico debajo del plástico bajo la lluvia,era de gran tamaño , le quité el plástico , y me miró, le hablé con cariño y tanteé su peso y si se quejaba de dolor.
Pero no movió ni una sola pata ni dió signos de dolor, es ese momento me temí lo peor .

Lo envolví en una manta y lo cargué en el asiento de atrás , no sin agradecer al de la gasolinera que se preocupara por él.

Siendo fin de semana y al medio día buscamos todo el grupo algún veterinario de urgencia que lo pudiera atender.

La clínica Symay me abrió sus puertas de propio para atenderme y me ayudó a bajarlo del coche.
Lo examinó y me dijo que estaba en estado semiconsciente , que orgánicamente parecía estar bien , pero que no tenía movilidad en ninguna de sus extremidades.
Estaba mojado hasta los huesos, con hojas secas pegadas al cuerpo y allí donde lo habían dejado había permanecido , por el aspecto de su pelo.
Se había hecho sus necesidades encima y al cuello llevaba una cuerda roñosa a modo de collar .

Entonces aparecieron María y Álvaro que me acompañaron de gran apoyo para tomar la decisión .
Decidimos hacerle unas radiografías de toda la columna , las sospechas se confirmaron , tenía una lesión de la médula a la altura de las cervicales.

No pudimos hacer otra cosa que despedirnos de él y darle un final digno , siguió lloviendo todo el día y toda esa noche.
El único consuelo fue hacer que se durmiera importándole a alguien y que dejara de mojarse viendo pasar coches y sin poder moverse siquiera para hacer sus necesidades.
La factura ascendió a 180€ a pesar de que el veterinario nos rebajó el precio .

Al día siguiente había clase y cada uno aportó lo necesario por voluntad para pagar a este animal un final digno.

De mi vida se han apartado personas que no han querido aceptar ni entender mi amor por los perros , pero también me han traído gente de gran corazón que comprenden el sufrimiento de un ser que no se puede defender ni controla sus circunstancias .
Ya me lo demostraron cuando antes de verano una clase sirvió para que un niño sin recursos tuviera una beca comedor durante todo el verano .
Pero esta vez pagar por algo como un final digno para un animal…. me tocó el alma, estoy orgullosa de cada uno de ellos , incluso de los que no vinieron ese día y al verme les rechace el dinero porque ya estaba todo pagado .

Esto va por TÍ pequeño, no supe tu nombre porque no tenías ni microchip , por tu aspecto no tuviste un dueño responsable, puso en peligro tu vida y la del que te atropellara , y el coche que no te pudo esquivar, pero sí parar, no se preocupó en darte atención a tiempo en el momento del desgraciado accidente, te hubieran evitado una noche oscura de lluvia, frío y una procesión interminable de luces de coches pasando , quien sabe hasta qué momento tu cuerpo hubiera dicho basta…..descansa en paz , espero que puedas correr de nuevo .

Un cortometraje de animación que fomenta la adopción.

En un frío y oscuro refugio para perros, un joven sabueso está esperando el momento para ser adoptado como los demás cachorros del lugar. El quiere un hogar y un humano a que querer. Sin embargo el tiempo pasa y el sabueso comienza a perder la esperanza. Hasta que un día, cuando la suerte finalmente brilla sobre él. Hará todo lo posible para dejar el lugar. Seguir leyendo